Mujer Desarrollo Personal

Sé todo lo que puedas ser

AFRONTA LO MEJOR POSIBLE UNA RUPTURA DE PAREJA

ruptura¿Cómo continuar? ¿Cómo manejar el dolor de la separación?

Estas son algunas recomendaciones:

1. Nuestros sentimientos. En una situación así, cualquier tipo de emoción (frustración, coraje, tristeza, decepción, baja autoestima), por extraña y contradictoria que parezca puede ser normal, pero temporal; y aunque te sientas muy mal en estos momentos, esos sentimientos irán desapareciendo poco a poco y volverás a recuperar el equilibrio.

2. Démonos tiempo para elaborar el duelo por la pérdida, tenemos que tener paciencia porque esto puede llevarnos meses, incluso un año o dos.

3. Distanciémonos de nuestra ex pareja: evitemos los sitios donde podemos encontrarnos con nuestro ex, dejemos de buscar información sobre el otro, cortemos el contacto o limitémoslo a lo estrictamente necesario.

4. Cuidado con idealizar al otro y a la relación. Dedicar cada día unos minutos a pensar un par de cosas negativas de nuestro ex y de cosas positivas de nuestra vida actual, puede resultarnos de mucha ayuda para reequilibrar esta idealización y ver con optimismo nuestra situación actual.

5. Forcémonos a mantenernos ocupados, si puede ser con actividades placenteras, mejor, eso ayudará a que nos distraigamos. Poco a poco recuperaremos un buen estado de ánimo.

6. Cuidémonos. Cuidemos nuestra alimentación, las horas de sueño, hagamos deporte, eso nos ayudará a afrontar con más fortaleza nuestra ruptura.

7. Controlemos la ansiedad con técnicas de relajación muscular, respiración, realizando ejercicio físico, actividades relajantes… No nos permitamos dar rienda suelta a nuestros pensamientos negativos y entendamos que la ansiedad es una respuesta normal de la que no tenemos que asustarnos.

8. Tengamos cuidado con la manera en la que nos hablamos. Nuestra autoestima es muy sensible al modo en el que nos hablemos. Intentemos tratarnos como trataríamos a nuestro ser más querido.

10. Perdonémonos y perdonemos al otro. Perdonando a nuestra ex pareja evitamos que ésta siga influyendo en nuestras vidas. Perdonándonos a nosotros mismos conseguiremos continuar adelante con la cabeza bien alta, asumiendo los errores y aprendiendo de ellos.

11. Afrontemos los miedos y preocupaciones. Racionalicemos nuestros pensamientos, limitemos el tiempo en el que nos permitimos darle vueltas a lo que nos preocupa, analicemos los problemas objetivamente y tratemos de buscar soluciones.

12. Expresemos adecuadamente nuestro malestar: no seamos víctimas, ni verdugos. Tampoco hagamos chantajes emocionales, eso no nos dará la dignidad ni el respeto que merecemos.

13. Busquemos el apoyo de nuestros seres queridos, nos sentiremos menos solos y con fuerzas para seguir adelante; pero no exijamos, ya que no debemos saturar a los demás con nuestros problemas. Tampoco busquemos apoyo en quienes no les corresponde: ni nuestros hijos ni nuestra ex pareja son el hombro adecuado sobre el que llorar.

14. Aprendamos a disfrutar de la soledad. Si hay una persona que puede convertirse en nuestro mejor amigo, somos nosotros mismos. Aprendamos a disfrutar de nuestra compañía.

15. Planteémonos nuevos objetivos personales y vitales, pero hagámoslo poco a poco, sin angustias, aceptando que todo proceso lleva su tiempo y que nosotros también lo necesitamos para ir adaptándonos a la nueva situación.

16. No confundamos los sentimientos intentando crear una relación de “amistad” con nuestra antigua pareja. Saquemos al otro de nuestro universo emocional y, si no es posible como sucede cuando tenemos hijos en común, establezcamos una relación “práctica” entre nosotros.

17. Si tenemos hijos, comuniquemos la decisión de separarnos con normalidad, sin dramas, reproches, ni mentiras, explicando las cosas de un modo que puedan comprender, pero sin darles información que no necesitan saber y que puede dañar la relación con alguno de los padres.

18. No confundamos el apoyo emocional que nuestros hijos pueden necesitar con permisividad y consentimiento. Démosles el papel que les corresponde: ni son el hombro en el que apoyarnos ni el arma para hacer daño a nuestra ex pareja.

19. Pongamos límites a las familias, propia y política, para que no se entrometan en nuestras vidas. Tampoco los utilicemos como intermediarios: una relación de pareja es cosa de dos y su ruptura, también.

20. No privemos a nuestros hijos de la relación con la familia de nuestra ex pareja. Mantengamos un contacto educado, correcto, en aquellas ocasiones en las que sea necesario coincidir con ella.

En definitiva, intentemos continuar con nuestra vida, estableciendo relaciones sanas con nosotros mismos y con nuestro entorno. La relación con nuestra pareja pudo ser bonita mientras duró, pero el futuro puede ser aún mejor.

Si nos resulta demasiado difícil recuperar nuestra vida tras la ruptura, busquemos la asesoría de un profesional, quien nos ayudará a salir de esta crisis.

elartedesabervivir.com

 

Temas de interes:

La vida es ahora

No confundas amor con dependencia

La persona que vemos en el espejo

Decálogo de la mujer maltratada

Temer a la soledad

¿Te olvidaste de ti misma?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 agosto, 2014 por en Amor, Familiar, Personal y etiquetada con , , , , , .

Archivos

Portafolio

Portafolio de evidencias de la asignatura "Desarrollo de Materiales en Linea y Multimedia" del seminario: Tecnología Educativa. Universidad Tecnológica de México.

Soy donde no pienso

Un simple movimiento de cámara es de por sí un problema moral.

Cámbiate

Psicología para entendernos

neurociencia neurocultura

Una fusión de saberes, la piedra rosetta entre la ciencia y las humanidades.

Silvia Olmedo

Sé todo lo que puedas ser

A %d blogueros les gusta esto: