Mujer Desarrollo Personal

Sé todo lo que puedas ser

NO CONFUNDAS AMOR CON DEPENDENCIA

amor dependenciaVivir en pareja no significa renunciar a la individualidad. Todo ese asunto de ser “la media naranja” tómatelo como una metáfora, pero no lo creas. Nadie es la mitad de otro. De hecho, el que mantengas tu personalidad, tus gustos, tu manera de ver la vida, es lo que enriquece y hace crecer una relación.

Mantener la independencia y la autonomía hasta cierto grado es fundamental para una relación de pareja sana. Cada uno de los miembros tiene gustos comunes con el otro, pero también tiene preferencias diferentes que disfruta mucho. Sacrificar el gusto propio por los gustos del otro es un error muy común en el nombre del amor, que finalmente solo trae problemas a mediano o largo plazo.

Por lo que es aconsejable cultivar las aficiones propias, mantener contacto con los antiguos amigos o seguir practicando los deportes y actividades que te gustaban antes de conocer a tu pareja. Quizá no compartas todo con el otro, pero esto no indica que tu relación no sea buena.

Tener actividades por separado facilita un tiempo de separación, de aire fresco, necesarios para extrañar y echar de menos al otro. El deseo de volver a ver a tu pareja viene dado de la ausencia temporal de la misma.

Por otro lado, es inevitable, estando en pareja, compartir un grupo de amigos. Generalmente matrimonios de la misma edad, con intereses parecidos y que atraviesan el mismo momento que nosotros. Pero tener también amigos individuales es una excelente idea. Mantener los afectos de nuestra infancia o de la universidad. El grupo de trabajo, o los compañeros con los que compartimos un hobby o actividad. Un espacio para códigos diferentes a los de la pareja. Oxígeno, aire fresco que te permita valorar y añorar la compañía del otro.

El amor no exige que abandones todo cuanto eres para convertirte en lo que tu pareja quiere que seas. Lo que enamora de ti es quien tú eres, si anulas eso, desaparecerá la magia que hizo que fueras la persona elegida para amar.

Para revisar si has perdido de vista tu independencia, revisa los siguientes puntos:

1) ¿Mantienes los amigos de antes de estar en pareja?

2) ¿Mantienes un hobby que te gusta sin importar si es compartido?

3) ¿Practicas algún deporte o actividad que te hace pertenecer a otro grupo humano?

4) ¿Tienes algún lugar en tu casa que puedas considerar “tu rincón”, donde nadie te moleste?

5) ¿Ves los programas de TV, películas o escuchas la música que a ti te gusta?

6) ¿Comes lo que te gusta?

7) ¿Conoces absolutamente a todos los amigos de tu pareja?

8) ¿Tienes en este momento algo nuevo que contarle a tu pareja, por pequeño que sea?

9) ¿Sientes que necesitas un momento a solas? ¿Disfrutas enormemente cuando eso sucede?

10) ¿Recuerdas lo que es ser “yo” y no “nosotros”?

Si tu relación se está volviendo asfixiante, háblalo con tu pareja. Necesitar una cierta independencia no es amar menos.

 

Fuente: elartedesabervivir.com

 

Temas de interes:

Conductas tempranas de un potencial maltratador

Como tener una relación sana?

Actuas como victima?

Luchar o humillarse por amor

Dependencia emocional

Decálogo de la mujer maltratada

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 julio, 2014 por en Amor, Familiar y etiquetada con , , , , , .

Archivos

Portafolio

Portafolio de evidencias de la asignatura "Desarrollo de Materiales en Linea y Multimedia" del seminario: Tecnología Educativa. Universidad Tecnológica de México.

Soy donde no pienso

Un simple movimiento de cámara es de por sí un problema moral.

Cámbiate

Psicología para entendernos

neurociencia neurocultura

Una fusión de saberes, la piedra rosetta entre la ciencia y las humanidades.

Silvia Olmedo

Sé todo lo que puedas ser

A %d blogueros les gusta esto: