Mujer Desarrollo Personal

Sé todo lo que puedas ser

LO NUESTRO, LO TUYO Y LO MIO.

LonuestrolotuyoylomioAl decidir compartir la vida con otra persona (ya sea casados o rejuntados), es  recomendable que cada uno   mantenga cierto grado de independencia para manejar sus finanzas personales (o sea tu dinerito). Cuando ya no somos uno, sino dos, hay que evitar que el dinero se convierta en un problema, y para eso es necesario  distinguir  entre “lo nuestro”, “lo tuyo” y “lo mío”.

Para lograrlo es necesario decidir hasta qué punto unir nuestras cuentas bancarias. Un arreglo que puede dar resultado y que se sugiere en Finanzasparatodos.es es tener cuentas conjuntas y cuentas separadas.

Las cuentas conjuntas (para “lo nuestro”) deben tener prioridad sobre las cuentas separadas (“lo tuyo” y “lo mío”). Para las primeras (“lo nuestro”) es conveniente tener:

  1. Una cuenta conjunta para los gastos comunes: hipoteca o renta, luz, agua, comida, etc… Es importante que cada uno tenga una tarjeta de débito y crédito para estos fines; pero, antes que todo, es necesario ponerse de acuerdo sobre que gastos se consideraran  comunes, para así, no utilizar tarjetas o dinero de las cuentas separadas.
  2. Una cuenta de ahorro, destinada a un fondo de emergencias. Este es para cubrir gastos inesperados y para servir de colchón en caso de pérdida de empleo. La idea es que no retires dinero, solo en casos de emergencia y solo cuando los dos estén de acuerdo.
  3. Una cuenta de inversiones a largo plazo para los objetivos comunes: como la educación de los niños, la compra de una casa, vacaciones, etc.

Las cuentas separadas (“lo tuyo” y “lo mío”), son para tener cierta libertad para ahorrar dinero o gastarlo a nuestro antojo (sin dar explicaciones), esto  puede  evitar muchas discusiones. Para esto es conveniente tener:

  1. Una cuenta unicamente para ti, donde el dinero que guardes alli, o decidas gastar es solo tuyo.

Pero recuerda, que lo más importante es primero cumplir con las contribuciones necesarias para la cuenta conjunta y después destinar lo sobrante a las cuentas separadas.

Además, este arreglo es igualmente aplicable cuando nosotras o nuestra pareja no trabaja fuera de casa, ya que dedicarse a las labores del hogar es indispensable para que una familia funcione; por lo que mantener una cuenta separada para cada uno es una forma de reconocer y respetar las aportaciones del otro. Tener que pedir dinero hasta para comprar unos chicles o un lápiz labial es humillante, ¿no creen?…

Por otro lado, aclaro que no, no es falta de amor, ni de confianza en tu pareja; solo hay que ser realistas, por muy bien compenetrados que estén tú y tú pareja, no siempre van a tener la misma forma de pensar en cuanto al dinero, ni los mismos hábitos de gasto. Por lo que es muy recomendable que cada uno disponga de su propia cuenta con dinero para sus caprichos personales. Así todos ganan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 agosto, 2013 por en Familiar, Finanzas y etiquetada con , .

Archivos

Portafolio

Portafolio de evidencias de la asignatura "Desarrollo de Materiales en Linea y Multimedia" del seminario: Tecnología Educativa. Universidad Tecnológica de México.

Soy donde no pienso

Un simple movimiento de cámara es de por sí un problema moral.

Cámbiate

Psicología para entendernos

neurociencia neurocultura

Una fusión de saberes, la piedra rosetta entre la ciencia y las humanidades.

Silvia Olmedo

Sé todo lo que puedas ser

A %d blogueros les gusta esto: